Skip to content

Clientes que quieren pagar con cheques de viaje y ante tu negativa desaparecen de la faz de la tierra.

noviembre 25, 2011

Mi proyecto de traducción del videojuego se sigue retrasando y no sé cuándo me va a llegar, así que sigo haciendo contactos. Hace un par de semanas publicaron un trabajo en Translators Directory que me llamó la atención: 33.000 palabras sobre un texto de marketing empresarial. Envié una propuesta con un precio por palabra de 0,075€, mi currículum y una carta de presentación y el cliente me escogió y empezó el intercambio de e-mails.

Le hice un presupuesto en firme, con el precio total del proyecto y empecé a acordar la forma de pago. Con clientes nuevos es importante pedir una cantidad de dinero por adelantado. En este caso, al tratarse de tanto dinero decidí pedir un 30% por adelantado, un 30% que debería pagarme hacia la mitad del proyecto con una primera entrega y el 40% al final. Hasta aquí todo correcto, como el cliente estaba en Estados Unidos yo le escribía un día por la tarde y él respondía al día siguiente, sobre las 4 de la tarde, no fallaba. Hasta me proporcionó un número de teléfono para que pudiera comunicarme con él si me hacía falta.

Tras mi último e-mail especificando la forma de pago, me escribió diciendo que “su cliente” (yo siempre pensé que la traducción era para él, nunca me comentó que era para un cliente) había decidido que parte del proyecto me lo iba a pagar con cheques de viaje y que “I hope you understand the situation here”. Me tuve que leer el e-mail un par de veces. Me surgieron un montón de dudas: ¿por qué cheques de viaje y no cheques a secas? ¿Por qué, en los tiempos que corren, me quería pagar “parte del proyecto” con cheques de viaje? ¿Por qué no me pagaba por transferencia como ponía en su oferta?

Empecé a buscar información sobre los cheques de viaje y son lo que todos pensamos. Cuando te vas a ir de viaje a un país extranjero puedes ir a tu banco y solicitar cheques de viaje en moneda extranjera. Un “travel check” o “traveller’s” tiene que venir con la firma del emisor estampada, solo se puede cobrar en el banco emisor o en una de sus sucursales y tiene un valor de 5 años (pasados esos 5 años, si no lo cobras, ya no puedes cobrarlo). Para más información pulsa aquí. Con esta información en la mano, me pareció que era un poco arriesgado aceptar la propuesta de pago por cheque (además no entra dentro de mis formas de pago aceptadas, pero al ser este un proyecto tan grande, me lo tuve que pensar). Consulté con varios empleados de banca y todos coincidieron en aconsejarme que no los aceptara porque conllevaba varios riesgos e inconvenientes: el envío por correo, el riesgo de falsificación, la gran comisión que iba a tener que pagar aquí…

Le envié un e-mail a mi cliente diciéndole que lo sentía mucho pero que no acepto cheques como forma de pago (ni cheques de viaje, ni cheques normales), que me podía pagar por transferencia o por Paypal.  Al día siguiente no tenía ningún mensaje suyo, ni tampoco al siguiente, ni al otro. Esperé cuatro días y le llamé por teléfono (el teléfono está apagado siempre, le he dejado un mensaje en el buzón de voz, pero tampoco he obtenido respuesta). Le he escrito tres correos pidiéndole una confirmación y nada. Esto me hace pensar (por eso de “piensa mal y acertarás”) que quizá los cheques de viaje no eran del todo verdaderos porque parece que a este cliente y a sus 33.000 palabras se los ha tragado la tierra. ¿Qué os hace pensar?

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. noviembre 25, 2011 11:53 am

    Hay que andarse con mil ojos, hiciste bien en no aceptarlo. Yo no aceptaría ni cheques normales. Por lo general soy muy desconfiada y no acepto trabajos si no estoy segura al 100% de que la empresa es real y fiable (para eso está el BlueBoard de Proz). Prefiero perder un proyecto por pasarme de lista antes que cargar con una deuda.

  2. diciembre 12, 2011 12:38 pm

    Este timo lo han intentado también conmigo. Funciona así:

    Les pides que te paguen por adelantado por ser un cliente sin referencias, y te lo aceptan; ahora te venden la moto de los cheques de viaje (ningún cliente paga así) y a la hora de la verdad te mandan un cheque corriente y moliente por un importe muy superior al total del encargo. Digamos que el total son 1000 euros, y ellos te mandan un cheque de 2500 euros.

    Cuando alucinas y les dices que se han pasado, tu primer instinto es corregir la situación, así que contactas con ellos y te dicen que lo sienten, y que por favor les hagas una transferencia por el importe sobrepasado (1500 euros). Les haces la transferencia, y ya no hay vuelta atrás, porque cuando el cheque se hace efectivo, resulta no tener fondos o ser falso. Y ellos se han quedado con tus 1500 euros.

    Hay que ver, cómo le da la gente al coco para hacer el mal en lugar del bien, ¿verdad? En los foros de ProZ hay varias discusiones sobre el tema; cuando me enfrenté a este caso, llamé a mi banco para comentárselo, y me recomendaron que pidiera una transferencia, cosa en la que insistí. El «cliente» se esfumó. Por cierto, en mi caso me escribieron desde una dirección de yahoo.co.uk. Ningún cliente serio escribe desde una dirección gratuita, al menos ninguno que yo conozca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: