Skip to content

LA LOCALIZACIÓN Y COORDINACIÓN DE UN PROYECTO TRIPLE A.

agosto 14, 2012

Después de 3 meses sin pisar por aquí, al principio porque no tenía nada nuevo que contar y después porque no he parado ni un minuto, vuelvo para contaros mi experiencia como gestora de proyectos de las últimas 3 semanas. Uno de mis clientes de videojuegos se puso en contacto conmigo hace más de un mes para ofrecerme participar en la localización de un gran proyecto; íbamos a ser 3 traductores, pero al final el número de palabras del proyecto se redujo tanto que me quedé fuera (lo de la reducción y el aumento de los recuentos es más habitual de lo que yo pensaba). Total que estaba yo pensando ya en un verano tranquilito después de un mes de junio hasta arriba de trabajo (qué bien sienta decirlo, por fin), me volvieron a llamar de esta misma empresa y me propusieron participar en las labores de gestión de proyectos de su proyecto triple A. Me acerqué a sus oficinas y tuvimos una reunión de más de dos horas en la que me explicaron un poco por encima (porque compartimos el cliente) cómo funcionaba el proyecto y el cliente. Mis labores iban a consistir en gestionar el trabajo que entrase en la cuenta tanto para español como para mejicano y ayudar a los traductores en las labores de traducción y revisión cuando estuvieran hasta arriba. Ese día me llevé a mi casa unas 1 600 palabras para traducir y 5 000 para revisar. Dos días más tarde empecé sola ante el peligro.

Al principio fue fácil: llega el proyecto, se lo confirmas al cliente, lo preparas si es necesario y se lo mandas al traductor con una fecha de entrega. El día que tienes 15 entregas, 1 000 palabras en tu cuenta personal, 2 000 que tienes que traducir de la cuenta que estás gestionando porque los traductores están hasta arriba y un proyecto de revisión que haces en tus ratos “libres” que ya estás pasando a otra persona, el ritmo normal de tu corazón pasa de 70 a 90 pulsaciones en reposo durante todo el día. Los libros de Excel ya no te sirven para organizar el trabajo y tienes que coger papel y boli y escribir: “A ver, el proyecto 54678XXXX es para mañana a las 18:00 y se lo he mandado a Fulanito que me lo va a entregar a las 16:00 para que lo pueda revisar” y en una hoja grande apuntas “Mío” y lo ves todo lleno de entregas, subrayados rojos, verdes, fechas, recuentos…  Y llega el día de tu cumpleaños y viene tu familia a comer a casa y tú te tienes que llevar el ordenador a la sobremesa, y nadie lo entiende, te miran raro…

Después de 1 semana de gestión, recibí el peor de los e-mails que podría haber recibido. Había 3 traductores asignados al proyecto, sabíamos que uno de ellos se iba a ir de vacaciones, lo malo fue que no fue solo uno, sino dos los que se fueron de vacaciones en la última semana de julio y la primera de agosto, todo el mundo de vacaciones y el dueño de la empresa un poco reticente a meter a gente nueva. Entonces es cuando te piden que pienses en alguien y tú piensas en esa persona con la que has tenido la oportunidad de colaborar durante este año y que sabes que no va a defraudar y llega Ana (@meowtrad) y te salva el culo (perdón por la expresión, pero es así). He tenido días de 14 horas, y días de 4 500 palabras. Fines de semana repletos de trabajo en los que sales a la calle a airearte un rato agobiada por todo lo que tienes en casa y la gente te pregunta “¿Qué te pasa?” Y tú estás pensando en ese término que te has quedado sin traducir, en esa variable que tienes que explicar al traductor, en que no has actualizado la memoria del último proyecto…Imagen

El proceso de gestión del trabajo:

Gestionar un proyecto pequeño es fácil, cuando tienes las cantidades de palabras que he manejado yo este mes creciendo día a día por los proyectos diarios haces malabarismos para que todo salga bien. Teníamos un plan de trabajo en el que todo estaba muy bien organizado, sin embargo, nos trastocaron los planes con 3 lotes sorpresa. Afortunadamente, pudimos retrasar la fecha de entrega de alguno de los proyectos, presionar al traductor y dejarle sin su preciado fin de semana y sin ese descanso tan necesario… Es duro estar al otro lado de la barrera, y tener al cliente presionando por un lado y a tu moral traductoril por el otro diciendo “no le puedo pedir esto, es que no va a poder hacerlo” y acabar los correos diciendo “Si ves que es imposible, me lo dices y yo te ayudo en lo que pueda” y pensar “no puedo hacer ni 1 000 palabras más, pero si hace falta duermo un poco menos”. Lo que yo hacía normalmente era recibir el proyecto, confirmarlo y prepararlo. Si venía en Excel, creaba un Excel nuevo porque normalmente viene un Excel con columnas para varios idiomas y a partir de ese documento nuevo creaba un itd y se lo enviaba así al traductor, luego revisaba y convertía el itd de vuelta a Excel. No es difícil, pero lleva su tiempo. Y creo que ya os habéis dado cuenta de que en un proyecto de este tipo falta tiempo si no tienes los recursos adecuados. La clave es divide y vencerás. Lo malo de dividir es que la revisión posterior es más complicada.

Imagen

Amor profundo por Xbench y la herramienta de QA de SDLX

Ya era yo muy fan de Xbench antes de este proyecto, pero ahora lo tengo en un pedestal. En estos proyectos que tienen tantas variables, con los plazos de entrega ajustados, lo más normal es que alguna se te olvide. Xbench te permite subir un archivo (o varios) y pasar la herramienta de QA que detecta fallos en las etiquetas, inconsistencias numéricas, errores ortográficos e inconsistencias en el texto meta por tanto si por ejemplo un traductor ha traducido “Ball” por “Pelota” y el otro por “Balón” sale en Xbench como inconsistencia.

La herramienta de QA de SDLX te permite hacer una comprobación de la gramática y también una comprobación terminológica si tienes un glosario. Cuando cargas el glosario en un proyecto y le pasas la herramienta de control de calidad de terminología te sale una tabla con los términos que aparecen en ese glosario, en verde si los has traducido igual que en el glosario, en rojo si los has traducido de forma diferente, por tanto puedes corregirlos muy fácilmente.

Para las guidelines se puede cargar una “termbase” con el glosario de la plataforma para la que estés traduciendo y te van saliendo los términos de guidelines que aparecen en cada segmento. Así se minimizan las posibilidades de cometer una “guideline violation” pero no se evitan por completo.

Como veréis es un proceso que parece mecánico, pero que te exige concentración y atención al detalle y cuando lo tienes que hacer para dos lenguas… No es que sea complicado, sino que es laborioso y no puedes leerte todo y si sois como yo, pues eso os supondrá un problema porque mandáis los archivos con la impotencia de saber que es posible que queden cosas que no has podido ver.

Los fallos

Imagen

Las prisas no son buenas y eso conduce a que comentas errores inevitables como mandar un archivo que no es el correcto, o crear un itd con una segmentación equivocada o mandar al traductor mejicano el itd para ES de España… Afortunadamente, cierras los ojos, respiras dos veces profundamente y luchas contra el tiempo para arreglar el desaguisado.

En traducción, lo peor es la falta de contexto porque lo único que puedes sacar es el contexto del String ID y tampoco te dice mucho y la restricción de caracteres, que a veces está mal porque es más corta que la del original. Al final el mejor consejo es “stick to the English”, es lo más seguro y lo que menos problemas puede ocasionar, aporta literalidad sí, pero siempre va a ser mejor que un falso sentido.

Al final el proyecto ha sido muy beneficioso pues he aprendido mucho y lo más probable es que siga colaborando con la empresa esporádicamente en estas labores. Las vacaciones, en septiembre. A vosotros, ¿cómo os va el verano?

HACER TESTING EN CASA (II)

abril 18, 2012

El juego era para Android y yo (no me matéis) no tengo un dispositivo con Android todavía, cuando me pasé al SmartPhone me comieron la cabeza y me cogí una MierdiBerry, Blackberry. Ahí se plantea el primer problema del testing en casa. En una empresa tenemos todos los dispositivos necesarios para realizar el trabajo, en casa la cosa cambia. Bien, hay varias opciones:

–          Pedirle a un amigo, novio, familiar que tenga un teléfono o una tablet con Android que se desprenda de él y te lo deje durante un par de días.

–          Descargarte un emulador: un emulador es un programa que sirve para ejecutar videojuegos o software en una plataforma diferente de aquella para la que fueron creados. Estuve leyendo un poquito en foros y me descargué dos emuladores: uno es el Android SDK  (que es bastante complicado de utilizar) y el otro se llama BlueStacks

–          Acercarte a una tienda y comprarte un dispositivo móvil con Android y quedártelo o devólverlo si no te enamoras de él y lo tratas bien antes de que pase una semana. Esta siempre es la última opción y la menos recomendable, pero si uno esta desesperado, recurre a medidas desesperadas.

Yo opté por la primera y la segunda opción. A veces las aplicaciones no funcionan bien en los emuladores y sí que funcionan en un dispositivo propiamente dicho.

Me contestaron al presupuesto. Les parecían muy bien todos los puntos detallados del proceso de testing del videojuego que yo les había mandado en mi plan pero solo podían pagarme 5 horas. Con lo cual, solo iba a poder ver aproximadamente un 25% del juego.  Me pidieron llegar como máximo al nivel 10 y fijarme sobretodo en la interfaz del usuario y en las cajas de texto que salían cada vez que se completaba un nivel. Nos olvidamos de Facebook y demás particularidades del juego, eso no importa. Me dijeron también que si había algo más allá del nivel 10 ellos eran totalmente responsables del fallo y ya se las apañarían para solucionarlo. Con la calma…

Me mandaron la aplicación, la instalé en Bluestacks, intenté instalarla en Android SDK pero es muy complicado de utilizar, no es nada intuitivo, aunque tengo que ponerme un día a hurgar con tiempo. En Bluestacks arrancaba pero iba muy lenta y se colgaba cada dos por tres, imposible para trabajar y encima con 5 horas descontando segundos en un reloj. Decidí utilizar el móvil.

El proceso que seguí:

–          Revisión inicial de la base de datos de texto: pasar el corrector mientras se descarga e instala el juego, leer parte de la base de datos si da tiempo.

–          Interfaz del usuario (menús, botones)

–          Tutorial

–          Ayuda del juego

–          Avanzar en niveles.

Para avanzar lo más rápidamente posible todo lo que se pueda solucionar con un cambio de texto, lo vamos a solucionar. Si no lo hacemos y redactamos un bug tendremos que esperar a que nuestro cliente lea el bug que hemos escrito, evalúe si es importante y después nos mande hacer un cambio de texto porque para ellos es muy difícil hacer el botón más grande o reducir el tamaño de la letra.

Los principales problemas que detecté fueron algunos errores de construcción gramatical de frases, algunos errores de traducción por falta de contexto y sobretodo cut offs. Esas cajitas de texto de las que me hablaban contenían frases demasiado largas que se cortaban y se quedaban a medias.

Afortunadamente para mí todas estaban juntas en la base de datos de texto.  Con la función “LARGO” de Excel conté los caracteres de todas ellas, conté los caracteres que aparecían en la pantalla y las acorté para que entrasen.

Otro problema muy interesante que me encontré fue la codificación de los caracteres especiales. Suele ser muy común que no salgan bien. Esto es algo que nosotros no podemos arreglar y hay que notificarlo.

Una vez hecho esto y solucionado el problema principal pude empezar a probar el juego realmente. Los 5 primeros niveles me los pasé fácilmente, pero a partir del quinto había que realizar más tareas y lo peor ¡tenías que pasar un tiempo en cada nivel para ganar puntos de experiencia! DESESPERACIÓN, EL TIEMPO CORRÍA Y YO ESTABA AHÍ SIN PODER HACER NADA. Lo que hice fue dejar de testear, pedir que me dieran un truco para conseguir el máximo dinero posible y así poder completar las tareas necesarias para pasar el nivel rápidamente y parar el reloj cada vez que completaba las tareas del nivel pero no había llegado a completar la experiencia necesaria para pasar al siguiente. De esta forma conseguí llegar al nivel 9.

Les envié un informe con bugs y la base de datos corregida con los cambios marcados por colores.

Se quedaron muy contentos con mi trabajo y ahora me mandan traducciones. No puedo hablaros de qué juego se trata porque es un proyecto que está vivo todavía, siguen añadiendo características y más niveles…

Lo malo es que al contar la empresa con un presupuesto tan reducido no he podido comprobar si los cambios que hice se han implementado correctamente.

Mi próxima inversión empresarial va a ser un dispositivo con Android, de eso estoy segura. Si me llega un juego para iPhone, me descargaré un emulador, lo compraré en Cashconverters o tendré la excusa perfecta para comprarme uno de verdad 🙂

Espero que os haya gustado y que probéis suerte en este mundillo que es muy interesante. El viernes voy con @meowtrad a The App Fest donde vamos a intentar vender nuestros servicios para traducir y testear aplicaciones para móviles. Llevo unas tarjetas muy chulas que ya os presentaré en otro post.

¡Hasta Pronto!

HACER TESTING EN CASA (I)

abril 10, 2012

Gracias a un proyecto que POR FIN se materializó la semana pasada, voy a contaros un poco cómo es hacer testing de un juego en casa en un par de entradas, lo prometido es deuda.

Con la revolución de las aplicaciones para móviles y de los teléfonos inteligentes o Smartphones (como prefiráis llamarlos) y con todas las compañías telefónicas ofreciendo tarifas planas de voz y datos HA NACIDO UN GRAN NICHO DE MERCADO PARA NOSOTROS LOS TRADUCTORES. 

Hace un tiempo ya que mando ofertas de servicios de traducción, localización y testing a empresas (normalmente start-ups, las grandes ya trabajan con grandes proveedores lingüísticos) que han sacado una aplicación o un juego y que ahora o en un futuro podrían necesitar mis servicios. Normalmente no me contestan pero hace como un mes sonó la flauta y me respondieron. En principio me dijeron que ya tenían contratados los servicios de traducción y localización, pero que les gustaba mucho mi perfil y que me tendrían en cuenta para futuros proyectos. Pensé que era lo de siempre.

Hace casi 3 semanas me dieron la sorpresa con un “we might need your services sooner than we expected”… (Entonces es cuando tú saltas en la silla de tu escritorio y gritas “HELL YEAH!” u otra frase que exprese tus sentimientos en español que no puedo poner aquí).

Esta empresa (cuyo nombre no puedo mencionar) ha desarrollado un jueguecito para Android (de cuyo nombre no puedo acordarme) que ha localizado a varias lenguas, entre ellas el español. Lo primero que me pidieron fue un presupuesto y aquí empiezan las dificultades. Es un proyecto distinto así que el presupuesto no se puede limitar a contar las palabras del encargo y ya. Os cuento un poco:

–          QUÉ TENÉIS QUE PEDIR:

  • Una build estable de la aplicación en cuestión, si es posible (os mandarán una, la instalaréis y petará, no funcionará).
  • Memorias de traducción en el formato que queráis (normalmente tienen un Excel y a veces una memoria para cargar en SDLX). Fundamental para hacer cambios de texto.
  • Información sobre:
    • Los personajes: ¿se puede jugar con todos los personajes? ¿Cambia el texto cuando cambia nuestro avatar o solo cambian frases tipo ¡Hola, Pepe! a ¡Hola, Julia!? Si hay variables de género podemos tener un gran problema, os lo digo yo que me he pasado un par de veranos neutralizando variables tipo: rey, reina>alteza porque no funcionaba ni una.
    • Niveles:  ¿cuántos niveles hay?
    • Edad: ¿a qué tipo de usuario va dirigido el juego? Por si tienes que reformular alguna frase.
  • Cuántas palabras tiene el juego, para saber cuánto tiempo os llevaría revisar la base de datos de texto fuera del juego.
  • TRUCOS: esto es muy importante porque si empiezas a jugar y el jueguecito es fácil, es posible que al llegar al nivel 10 te hayas quedado sin dinero porque lo has gastado todo intentando avanzar lo más rápido posible (por poner un ejemplo) y estés bloqueado.

Los juegos para móvil suelen ser sencillos. El presupuesto se hace por horas. Las empresas, más con la que está cayendo (a pesar de que este mercado SE SALVA DE LA CRISIS), te piden que ajustes el presupuesto al máximo en un proyecto en el que es difícil calcular el tiempo que te va a llevar realizarlo. Lo mejor para calcular el tiempo es tener claro cuáles son las partes principales del juego que tienes que mirar obligatoriamente:

–          MENÚS e INTERFAZ DEL USUARIO

–          TUTORIAL

–          AYUDA

–          CRÉDITOS

–          INFORMACIÓN LEGAL

–          EL MAYOR NÚMERO DE NIVELES POSIBLE

Para calcular el tiempo que nos va a llevar testear el juego debemos jugar el tutorial y ver la ayuda y además avanzar un par de niveles o tres para que veamos cuánto tardamos en pasar un par de niveles o tres y podamos hacer un cálculo medio.

Pongamos como ejemplo que el juego tiene 20 niveles, un tutorial, una tienda dividida en varias secciones con varios objetos y cada objeto con su descripción e información, una ayuda en la que aparecen descripciones y además la funcionalidad de conectarse a redes sociales.

Jugamos un rato y vemos que pasar de nivel es fácil, pero que a medida que avanzas se va complicando así que ponemos una media de 30 minutos por nivel (en unos tardaremos más y en otros menos, además hay que tener en cuenta que hay que pararse a escribir bugs, hacer cambios de texto, hacer fotos de los bugs etc). En este caso como el juego tiene una tienda y hay que comprar cosas para pasar de nivel echaremos un vistazo a la tienda mientras jugamos, por eso los 30 minutos por nivel. Cuando juguemos este rato para evaluar el juego ya habremos visto algunos errores y habremos podido evaluar un poco la calidad de la localización del juego. Por supuesto, esto hay que tenerlo en cuenta para definir el tiempo medio que vamos a tardar por nivel. Calculamos otros 30 minutos para ver el tutorial y los créditos y otros 30 minutos para la ayuda. Llevamos 11 horas para comprobar aspectos básicos. Nos quedan las redes sociales y un control de calidad final para ver que todos los cambios se han implementado. Proponemos un control de calidad final de unas 4 horas para que nos dé tiempo a ver algunos mensajes de Facebook y Twitter y comprobar que todo está bien. Hay que crearse una dirección de correo y una cuenta de Facebook o Twitter para testing NUNCA UTILIZAR LA CUENTA PERSONAL, parece obvio, pero no está de más decirlo.

Cuando mandemos el presupuesto deberemos recalcar que hemos intentado ajustar el tiempo al máximo, pero que es posible que una vez metidos en faena las horas pactadas suban, hay que preguntar si tienen presupuesto para pagar esas horas “extra” o si no lo tienen, en tal caso, al cumplir las 15 horas que hemos pactado dejaremos de testear aunque no hayamos llegado al último nivel.

¡Ahora solo queda enviar el presupuesto y que lo acepten!

En la próxima entrada más sobre testing en casa.

Imagen

Me voy a comprar un traje.

febrero 28, 2012

El otro día estaba hablando con mi tía sobre una anécdota que me había ocurrido ese mismo día. Una agencia se puso en contacto conmigo, les ofrecí una tarifa mínima y la gestora de recursos humanos me dijo “lo siento, pero me temo que esa tarifa es demasiado alta para nosotros”.  Pues le estaba contando esto a mi tía y comentándole un poco la desazón que parece que cae sobre nuestra profesión (desazón que yo no comparto) y me dijo que cogiese un bolígrafo y que apuntase esta cita: “No hay casi nada en este mundo que alguien no pueda hacer un poco peor para venderlo más barato… Y la gente que sólo se fija en el precio constituye el grupo de sus víctimas naturales”.  Esto lo dijo John Ruskin en el S. XIX, así que no hay nada nuevo.

Por desgracia, hay muchas víctimas naturales de este tipo y lo peor es que hay gente que piensa que Google translate les va a solucionar la vida (algunos, que incluso nos sustituirá) y que pueden traducir sus certificados porque “saben” inglés y te dicen que te pasan la traducción para que tú le pongas tu sello. Ya estoy cansada de este discurso monótono y carente de valor, de conocimiento y de razón. Estoy harta.

Soy traductora. Para aquellos que no lo sepan he invertido muchos años (y mucho dinero) en APRENDER (con mayúsculas) uno o varios idiomas, he pasado 4 años en la universidad, he vivido en el extranjero, he hecho infinidad de cursos, soy traductor jurado, pago mi Seguridad Social y todos mis impuestos, estoy estudiando un máster que compagino con mi trabajo para aumentar la calidad de mis encargos porque eso es lo que ofrezco: un servicio profesional de calidad. Y este es el perfil de todos los profesionales que formamos esta profesión.

Al próximo que se atreva a cuestionarlo le contestaré con la maravillosa frase de John Ruskin, porque: Señores, ya está bien de escudarse en la crisis y de hacernos regatear tarifas como si estuviéramos en el mercado. Ya basta. ¿Al notario le regatean? ¿Al abogado le regatean? ¿Al gestor le regatean? ¿Regatean en el banco? No y ¿por qué no lo hacen? ¿Será por el traje y la corbata? Al fin y al cabo un traje y una corbata imponen y como yo traduzco en pijama, en chándal o en vaqueros… ¡Pues me voy a comprar un traje! Y ya estáis todos haciendo lo mismo.

Cuando acaba una relación

enero 30, 2012

Esta es la crónica de una muerte anunciada. En estos dos años como traductora he trabajado para un cliente de forma regular y con un volumen bastante aceptable. Era como tener un novio que siempre llamaba a mi puerta. A mí me gustaba bastante porque teníamos una relación muy cómoda. Nos conocíamos, nos respetábamos (aunque yo sabía que él tenía más parejas), incluso me atrevería a decir que nos queríamos. He aprendido mucho a su lado, me ha enseñado mucho, me ha dado experiencia y ahora vivo la crónica de su muerte anunciada.

Me abandona, por una a la que él llama traducción automática, no me coge el teléfono, ni llama a mi puerta, ni me manda e-mails y ahora solo quiere que postedicione sus palabras. Ya no quiere que las mime y las transforme. Me deja en un segundo plano con la excusa de la crisis, aunque también es verdad que es posible que abandone a aquellos que me gestionaban el trabajo.

Me he permitido un día de luto y un día de fiesta, por aquello de olvidar porque es lo mejor que se puede hacer cuando se acaba una relación.

Sé que esto no es negativo para mí, ni mucho menos porque seguiré colaborando con ellos si aquellos que me mandaban el trabajo no lo pierden definitivamente y si la postedición es rentable. Pero mientras seguiré buscándome otros novios que me quieran más.

A pesar de esta pérdida, enero no me ha ido mal. Las semillas que he estado sembrando parece que empiezan a dar sus frutos, lentamente, pero es que una planta tarda en crecer. Lo que está claro es que siempre hay que ver el lado positivo de lo que nos ocurre, pues aunque parezca que un nubarrón negro se cierne sobre nuestras cabezas y va a descargar su furia sobre nosotros, al final, cuando pasa la tormenta, el sol siempre vuelve a salir. No hay que desistir, pues si somos constantes todo irá mucho mejor.

Y toda esta historia me ha hecho acordarme de una rima de un cuento para niños:

Has de aprender la lección

poniendo mucha atención,

y si no es a la primera:

persevera, persevera.

Al fin cobrarás valor

y aprenderás lo que quieras:

ya verás, si perseveras todo irá mucho mejor.

Pues eso, a cobrar valor, a perseverar y a esperar a que llegue la recompensa a nuestro esfuerzo.

Y para empezar la semana con positividad os dejo una canción que espero que os guste. 🙂

VERSATILE BLOGGER AWARD

enero 13, 2012

Llevo ya más de un año con este blog, aunque he de reconocer que no he sido demasiado constante y no lo he publicitado como debería haberlo hecho hasta hace poco. Por eso me hace tanta ilusión este premio, porque quizá lo que escribo suscita interés entre personas que ni siquiera me conocen personalmente. Por eso quiero agradecer a Jennifer Campos de Traductoradas esta nominación. Soy consciente de que no es un premio en sí, pero a mí me alegró el día de la Lotería, no me tocó nada, pero me tocó esto.

Ahora las normas del Versatile Blogger Award:
1. Agradécele al que te ha premiado y añade un enlace a su blog en tu entrada.
2. Comparte siete cosas sobre ti.
3. Pásale el premio a 15 blogs que hayas descubierto recientemente, que consideres indispensables o que, simplemente, disfrutes leyendo.
4. Contacta a los blogueros que hayas escogido para que sepan que les has dado el premio.

El primer punto ya está hecho, así que vamos con lo segundo, las siete cosas sobre mí:
1. Soy de un pequeño pueblo de la Sierra de Gredos, en Ávila, que se llama La Adrada y lo publicito allá donde voy. No es porque sea mi pueblo, es que tiene unos parajes naturales envidiables. Algún día, cuando mis traducciones me dejen unos eurillos de más, haré algo para guiris allí, seguro que tiene éxito. Os dejo una foto para que veáis que lo que digo es verdad.


2. Me gusta mucho la fotografía, muchísimo. Hace ya muchos años hice un cursillo de fotografía y revelado. Todavía recuerdo la sensación al ver que en el papel blanco aparecían sombras que se convertían en imagen. No tengo una técnica excesiva y no me gusta mucho retocar así que normalmente lo que saco es lo que se queda.
3. Siempre he sido una chica de letras, por mucho que a mi padre le hubiera gustado que hubiera hecho algo más científico (aunque ahora está muy orgulloso de mí). Hice el Bachillerato con latín y griego y sigo odiando los números, de hecho, he de confesar que soy un pelín desastre con facturas y demás. Por eso no me preocupo por ningún trámite administrativo de mi negocio. Si lo hiciera se me pasaría el plazo de presentación de la declaración trimestral entre otros problemas que seguro me surgirían.
4. No sé si siempre he querido ser traductora o si fue llegándome de forma natural poco a poco. Aún a día de hoy sigo estudiando. Estoy haciendo un Máster de Traducción y Nuevas tecnologías: Traducción de Software y Productos Multimedia. Empecé a estudiar inglés con 4 o 5 años, con una mujer británica que vivía en mi pueblo, se llamaba Maureen. Me acuerdo de la mayoría de las canciones que me enseñó, de la tienda que teníamos para jugar a “comprar” y del bingo con el que aprendí los números. Ahora yo enseño esas mismas canciones a mis niños. En el instituto empecé con el francés y al acabar solo se me presentaba la opción de estudiar TeI. Si no hubiera entrado, hubiera estudiado Filología Inglesa o Historia del Arte.
5. La vida me llevó a estar muy en contacto con el inglés en mi época adolescente y las buenas notas me regalaron una beca a Toronto. Sin duda un gran año en mi vida. Canadá siempre ocupará un lugar especial en mi corazón.
6. Me encanta escribir, para desahogarme o simplemente por el placer de escribir. Tengo un blog personal Por encima de las nubes. Siempre he escrito, pero nunca nadie ha leído lo que escribía hasta que abrí el blog. Ahora mismo lo tengo un pelín desactualizado, pero suelo publicar algo de lo que tengo escrito una vez al mes. Aún así, de vez en cuando borro textos que he publicado o los edito para cambiar cosas. Son una traducción, nunca acaban de estar perfectos.
7. Por último, estudio chino. La que todos llaman “lengua del futuro”. Sinceramente os lo digo, yo llevo ya 6 años estudiándolo y sí, puedo mantener una conversación simple, traduzco los textos que vemos en clase en plan cutrecillo (más que nada para que todos los entendamos, cada uno vamos leyendo y traduciendo una frase). No sé si alguna vez podré llegar a dedicarme profesionalmente al chino, quizá dentro de unos cuantos (muchos años), pero me gusta. Y me acaban de recordar que soy extremadamente cabezota, no paro hasta que las cosas no me salen como yo quiero, así que igual algún día… Me gusta ponerme a hablar con los chinos que venden cerveza en Madrid, algunos se sorprenden y aunque les dices “no queremos, gracias” se van con una sonrisa de oreja a oreja, otros te preguntan por qué hablas chino, si has estado en China (pero los menos, no son muy dados a la conversación con desconocidos). Al menos si fracaso en esto de la traducción siempre puedo hacer un máster de comercio exterior especializado en China…

Y ahora toca dar el premio a otros blogs:
1. De traducciones y otras rarezas de Eugenia Arrés
2. TraXmun de @pcsl
3. Traductora de formación profesional de América Garoña Pina
4. Tique con Q de un Grupo de estudiantes de TeI de la Universidad Pontificia de Comillas.
5. Diario de un futuro traductor de Ismael Pardo
6. Dos traductoras y un destino de Bella Alhama Riego y Violeta Sánchez Esteban
7. Traductores por el mundo de Lidia y Manuel
8. (Nunca) sobran las palabras de Álvaro Mira
9. Melodía de Traducción de José Manuel Manteca
10. El carpintero traductor de Rafael Carpintero
11. La traductora traidora de Anna (no tiene contacto en el blog así que dejo un comentario en el último post)
12. Thoughts on Translation de Corinne McKay
13. El traductor errante de Carlos Gutiérrez González
14. Pensando en traducir de Sandra Álvarez González
15. Tecnologías y Traducción de Laura

Aviso por Twitter y al resto de la gente a lo largo de la tarde, que estoy con un lío de última hora.

Feliz Navidad

diciembre 13, 2011

Yo sé que me va a ir bien (si yo quiero, si yo trabajo por ello, si yo no me quedo con los brazos cruzados).

Últimamente reina el pesimismo en el mundillo de la traducción. Todo el mundo se queja porque la verdad es que la cosa está un poco parada. Yo también he llegado a preocuparme. Lo que es seguro es que todo se parará todavía más si lo único que hacemos es quejarnos y lamentarnos porque esta semana no nos han entrado palabras. En vez de eso debemos pensar (o al menos es lo que yo pienso) que es la primera vez en 2 años que me “falta” trabajo (que el trabajo no es tanto como antes).

Nadie dijo que fuera fácil, y por aquí muchos estamos empezando. Esto es una carrera de fondo, lo importante es llegar a la meta y convertirte en lo que tú quieres ser y recoger toda la satisfacción que te produce haber conseguido algo por ti mismo. Nuestra forma de trabajar y la Red nos permiten tener una ventana al mundo (y a todos los clientes del mundo) que tenemos que abrir todos los días para dejar entrar un poquito de nuestra luz. Habrá muchos que no contesten. Habrá otros muchos que te digan que ahora no puede ser. Pero también habrá muchos otros que te contestarán con una sonrisa y te enviarán una prueba de traducción (aunque tarden meses en corregirla). Y otros que te meterán en una base datos y que te ofrecerán una oportunidad en el futuro.

Hoy he enviado una felicitación de Navidad a todos mis clientes y he descubierto que tengo 7 contactos nuevos de los que bien estoy esperando corrección de una prueba o que ya me han metido en su base de datos pero todavía no me han enviado trabajo.

Con esto quiero deciros que hay que proyectar positividad porque deprimido y en la cama y lamentándote porque no te entra trabajo no vas a conseguir nada. A veces te frustrarás y otras veces te darán ganas de abandonar, pero lo que sí que es seguro es que si eres un poco paciente, si siembras día a día, si pones lo mejor de ti en formarte, en esforzarte, en superarte cada día un poco más llegará un momento en el que verás tu recompensa.

Espero que el año nuevo nos traiga muchas palabras, proyectos y retos nuevos para todos. Y que podamos seguir avanzando en esta carrera de fondo.